Marte, más cerca que nunca

| |

Space Generation Advisory Council destacó que México fue el país con mayor participación en la misión análoga a Marte (PMAS 2017).

Los mexicanos que participaron en la misión análoga a Marte en Polonia concluyeron sus actividades de manera exitosa. Carlos Salicrup (UNAM), Carmen Félix (Tec de Monterrey), Danton Bazaldua (UNAM), Walter Calles (IPN), Juan Carlos Mariscal (UNAM), Yair Piña (UNAM) y Betel Martínez (UNAM) contribuyeron con este sueño de la humanidad por llegar a un nuevo planeta.

Y si bien, literalmente el planeta rojo sigue localizado a 54 millones 600 mil kilómetros de la Tierra, tanto las aportaciones científicas como el inequivoco mensaje de que cuando trabajamos en equipo toda meta es alcanzable (el mismo que llevó al hombre a la pisar la Luna hace 58 años), permiten concluir que luego de la Poland Mars Analogue Simulation 2017, Marte se encuentra más cerca que nunca.

Mexicanos en acción

Las labores del Team México junto con diversos astronautas análogos de otros seis países, consistieron en dos tipos de simulación: la Lunar y la fase en Marte.

En la Lunar se tuvo comunicación en tiempo real con la tripulación. Los astronautas análogos se acoplaron al hábitat y desarrollaron los experimentos planificados: medición de radón, espectrometría de rocas y recolecciones de muestras de la superficie.

En la fase marciana se contempló el retraso en las comunicaciones (15 minutos aproximadamente) para asemejar una misión real a Marte. En una de las jornadas se simuló una emergencia de tormenta solar. El Centro de Control alertó a la tripulación y se activó el protocolo correspondiente.

Físicamente aislados del resto del mundo, los miembros de la tripulación de la PMAS 2017 sabían que desde el Centro de Control, a casi 150 kilómetros del Hábitat, estaba un equipo de 30 estudiantes y profesionales al cuidado de sus vidas.

Todo el trabajo realizado en esta simulación permitirá afinar protocolos de seguridad que servirán en las futuras exploraciones humanas al espacio.

 

Por Daniel Francisco / Francisco Medina / Roberto Torres – UNAM Global

Anterior

La columna, el pilar de nuestro cuerpo

REDMEREE, el sector energético tiene cara de mujer

Siguiente

Deja un comentario