Inicia proyecto para reconstruir historia de hace millón y medio de años

| |

Se pretende responder preguntas que ayudarán a entender el sistema climático de la Tierra.

El proyecto más ambicioso antes realizado para reconstruir la historia del clima partió rumbo a la Antártida. Se llama “Beyond Epica-Oldest Ice” y su misión consiste en recoger y examinar muestras de hielo para reconstruir la historia de las temperaturas en el último millón y medio de años.

Con financiamiento de la Unión Europea (UE) en el marco del programa “Horizon 2020”, el plan agrupa a 16 instituciones de diez países coordinados por Italia, con Carlo Barbante, de la Universidad Ca’ Foscari Venezia e investigador asociado del Instituto de Ciencias Polares del Consejo Nacional de Investigaciones (Cnr-Isp), según informó la agencia noticiosa italiana Ansa. Por Italia participan Enea, el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (Ingv) y las Universidades Ca’ Foscari de Venecia, Milano Bicocca, Bolonia, Florencia y Siena.

¿Para qué?

Los datos que se esperan de Beyond Epica son “necesarios para comprender a fondo el sistema climático”, refirió Barbante y se espera que mejoren los modelos de previsión de los cambios climáticos futuros.

El primer paso en esta dirección lo dio el proyecto Epica, concluido en 2008, que recuperó y estudió una sección semicircular de hielo de 800,000 años de antigüedad.

La perforación de Beyond Epica podría proporcionar datos inéditos sobre el comportamiento de los gases de efecto invernadero, como el anhídrido carbónico y el metano, en el periodo comprendido entre los 900,000 y 1.2 millones de años atrás, la llamada Transición del Pleistoceno Medio, cuando los intervalos entre las eras glaciales y periodos cálidos habían pasado de 41,000 a 100,000 años.

Hasta hoy, los únicos datos sobre esta frecuencia llegaron de los relevamientos de las rocas marinas, pero las secciones semicirculares de hielo podrían, por primera vez, ayudar a comprender el porqué de los cambios.

¿Dónde?

El sitio de la perforación se llama “Little Dome C” y se halla a 40 kilómetros de la base ítalofrancesa Concordia. Está entre los lugares más áridos del mundo, donde la nieve se acumula lentamente, creando burbujas de aire que aprisionan la composición atmosférica.

En las campañas antárticas 2019-20 y 2020-21 se piensa poner a punto el campo, a modo de iniciar en 2021-22 con la perforación propiamente dicha, y la conclusión está prevista para febrero de 2024, cuando se prevé alcanzar una profundidad de 2.7 kilómetros.

Fuente: Notimex

Anterior

¿Reiniciar el cerebro? El casco que lo hace posible para tratar la depresión

¿Desempleo? Aprende un oficio y conviértelo en una empresa

Siguiente