7 tips para mejorar tu oratoria en el ámbito laboral

| | ,

¿Sabías que el 70% de las personas afirma que la habilidad de la oratoria fue y es crítica para su éxito? Tanto así que la comunicación oral y las habilidades de presentación son, respectivamente, las competencias número uno y cuatro entre las más buscadas por los empleadores. Aquí te contamos para qué te sirve la oratoria en el ámbito laboral y algunos tips para mejorar tu comunicación oral.

La oratoria se define como el arte de hablar con elocuencia. Es la habilidad de comunicar de un modo eficaz para deleitar, conmover o persuadir a la audiencia. Por lo tanto, la oratoria sirve para captar la atención del receptor. Posteriormente, se busca mantener su interés, para así involucrarlo en un mensaje particular y conseguir que adopte un ideal o una postura.

Su origen se remonta a la antigua Grecia, sin embargo, continúa (y continuará) siendo de gran importancia. De hecho, la habilidad para hablar en público se considera imprescindible en un curriculum y en ámbito laboral.

¿Para qué te sirve la oratoria y la persuasión en el ámbito laboral y profesional?

  • Para exponer y presentar de manera efectiva un pensamiento, punto de vista o idea.
  • Así como presentar un producto o a uno mismo, para: clientes, empleados, superiores, reclutadores de personal o profesores.
  • Mediante la oratoria puedes demostrar en el ámbito laboral conocimiento.
  • Te servirá para construir conexiones sociales.
  • La oratoria es una base indispensable para construir un proyectar un perfil de liderazgo.
  • Como líder, la oratoria te servirá para motivar a tu equipo de trabajo. Pues expondrás la información necesaria y lograrás una óptima organización y gestión del trabajo.

7 tips para mejorar tus habilidades en oratoria

Entrena y practica

Siempre que tengas que hablar en público ensaya todas las veces que puedas. Conocer tu discurso te dará seguridad y por lo tanto tranquilidad. Los nervios disminuirán. Te puede ser útil practicar tu comunicación oral frente al espejo, frente a personas de confianza o incluso grabarte.

Toma inspiración de otros oradores o expositores

Observa con atención las exposiciones de otros. Identifica cómo implementan su comunicación no verbal, los cambios de tono y cómo se mueven por el escenario. Procura adoptar las formas que más se apeguen a tu estilo y personalidad. Sé natural y cómodo.

Mantén la atención de tu audiencia

Primero, identifícate con el oyente. Un buen orador debe tener un alto nivel de empatía para conectar con su público. Tu objetivo es que el mensaje que buscas emitir sea bien recibido, así que hazlo entretenido. No temas integrar ejemplos, historias y contenido atractivo.

Vence la ansiedad

Quizás una de las mejores formas de reducir el nivel de ansiedad, estrés y nervios es prepararse previamente. La práctica hace al maestro. Mientras más experiencias frente a un público tengas, mejor podrás ir gestionando y regulando tus emociones.

Observa a tu público

La reacción de tu público te dirá mucho de qué tanto estás logrando tu objetivo de comunicación. La comunicación no verbal, como asentimientos, bostezos, mirada perdida, ojos enfocados en ti y abiertos, etc., podrán decirte si debes cambiar tu tono o implementar una dinámica. Por otro lado, no olvides ser congruente con tu propio lenguaje corporal.

Cierre inolvidable

Busca quedarte un rato más en la mente de tu público. Finaliza con una pregunta que los incite a la reflexión para que continúen pensando en tus palabras.

Recurre a orientación profesional

Por fortuna, existen diversos cursos o talleres donde podrás aprender sobre habilidades de oratoria, algunas incluso, enfocadas en el ámbito laboral. Así como también hallarás talleres para interpretar y aprovechar el lenguaje corporal.

Anterior

¿Cómo el estrés afecta el liderazgo?

Fundación BECA, ¿cómo funciona su beca?

Siguiente