¿Sufres maltrato laboral verbal? Toma en cuenta los siguientes consejos

| | ,

No solo se manifiesta en el trabajo presencial, sino que también aparece en el trabajo a distancia. En ambos casos, es importante saber cómo manejarlo.

El maltrato verbal en el trabajo se sigue multiplicando tanto en forma presencial como a distancia. Al hostigamiento frente a frente, se ha sumado la forma de comunicarse inapropiadamente vía mails y Whatsapp, por ejemplo, y también en videollamadas cuando se hace home office.

El maltrato verbal en contextos de las empresas y organizaciones consiste en una conducta abusiva que inicialmente se manifiesta en forma verbal, y que puede provenir de un superior o de un colaborador hacia otro colega, o bien de un colaborador hacia un superior. Es decir, que el maltrato no es solamente una cuestión de jerarquía, sino que se da en distintas dimensiones.

Si eres víctima de este problema, entonces requieres de ayuda. No obstante, también es necesario tomar acciones. Algunas sugerencias a continuación:

1. No quedarse callado: A veces por situaciones de disparidad de poder se guarda lo sucedido como un secreto. Lo conveniente es encontrar la vía apropiada dentro y fuera de la empresa, para que la persona se exprese, desahogue y pueda reestablecer su equilibrio emocional.

Publicidad
Publicidad

2. Promover un cambio de posición si el maltrato verbal parece persistir. Muchas personas sufren de estrés por desgaste (que deriva en el síndrome de Burnout, del quemado) al soportar dosis inusuales de maltrato. De ser factible, pedir un cambio de lugar de trabajo, o, en el caso extremo, plantearse la posibilidad de renuncia o acordar una salida.

3. No sobre adaptarse permanentemente a las situaciones. Suele suceder que un colaborador, e incluso un jefe maltratado por un empleado de su equipo (o por su propio superior), se sobre adaptan una y otra vez. Esto produce un desgaste enorme en su estructura psíquica que lo llevará a tener que recurrir a un profesional de la salud mental, además de otras consecuencias en su autoestima y valoración.

4. Evitar el estallido emocional repentino. Si logramos la auto regulación de las emociones, podremos restringir la respuesta violenta (en este caso, maltrato verbal en empresas).

5. Detectar el patrón que subyace dentro de la emoción que desata el maltrato verbal (por ejemplo, ira, decepción, frustración, inseguridad, etc.).

6. Evitar expresiones generales como “me siento mal”, “sos un desastre”, “esperaba otra cosa de vos”, “me defraudaste”. En cambio, ser específico y muy descriptivo verbal y gestualmente y con el tono de voz, para que, todo esto en concordancia, permita que la otra persona capte el sentido profundo de lo que quiero transmitir.

7. Practicar la comunicación no violenta en toda la organización: la comunicación no violenta es una forma de encauzar la forma de relacionarnos, privilegiando el poder de escucha asertiva antes que la respuesta hiriente, denigrante o punzante dirigida hacia otro u otros.

Anterior

¿Por qué sí y por qué no estudiar un posgrado?

Convocatoria de Biocodex Microbiota Foundation, México 2020

Siguiente