X



La persuasión visual en la era de la superdigitalización

| | ,

El dicho reza que una imagen vale más que mil palabras, y en el caso de los negocios, la imagen vale miles o millones de pesos. Sin embargo, como bien lo ha dicho Nigel Duckworth, “si una imagen vale más que mil palabras, ¿por qué hay tantas que son mudas?” Esto aplica para muchas marcas que, al no tener una gestión correcta, no se adaptan a los cambios y esto, en el mejor de los casos, provoca que se estanquen, que no sean rentables y en el peor, que
desaparezcan.

Por sí sola, una imagen no es convincente, pero sí, la forma en que interactúa con el mensaje para llegar de manera correcta a quien la recibe y es aquí en donde la persuasión visual toma relevancia. La persuasión visual se refiere al uso correcto de imágenes y gráficos para amplificar un mensaje con el fin de motivar al receptor a actuar de cierta manera; ésta debe considerar el contexto de la audiencia, para proporcionar una gran cantidad de conocimiento, decodificar lo visual y sacar conclusiones.

En los negocios, la persuasión visual debe ser congruente con el mensaje para ejercer una influencia en el consumidor, de tal manera que se logre la conversión en visitas a un establecimiento o ventas, ya que, en la mayoría de las ocasiones, los consumidores actúan por convencimiento. Esto atiende a que el mercado no consume propiamente el mejor producto o servicio, sino el que le parece el mejor e incluso, actúa con desconocimiento, lo cual resulta paradójico en un contexto digitalizado en donde el acceso a la información es ilimitado.

Si bien la digitalización representa tanto un reto como una oportunidad en los negocios, su impacto es ya innegable en la economía, en las empresas, marcas o servicios y por ende en la vida de los consumidores.

Aunque desde hace tiempo se hablado de la digitalización, la pandemia generada por Covid-19 modificó los hábitos de consumo de manera considerable y obligó a las empresas a transformar inmediatamente su operación, por lo que ahora más que nunca, ser digital es una ventaja competitiva.

Uno de los principales cambios que la pandemia marcó fue el gran auge que seguirá teniendo el comercio electrónico, por lo que las empresas deberán apostar por canales digitales y renovar la experiencia de sus consumidores implementando nuevas interacciones.

La digitalización seguirá siendo indispensable para el futuro por lo que las marcas/empresas requieren una mentalidad abierta, creativa e innovadora sin dejar de lado la persuasión visual, en función de las necesidades y perfiles de los consumidores.

Lo anterior sin duda alguna, garantizará oportunidades de negocio en el mundo actual y el venidero. Por ello, es recomendable comenzar a gestionar adecuadamente tu marca, en cualquier sector que te encuentres, ya sea en un mundo digital o bien, en el mundo real, pues gran parte de tu éxito comercial o profesional dependerá de la percepción de calidad o precio que tu producto o servicio ofrezca.

Anterior

3 formas de conseguir financiamiento para tu posgrado

Complementa tu rutina de ejercicio con un snack saludable

Siguiente