X

En México 15 millones de hombres sufren depresión

| |

Se habla mucho de la depresión femenina, pero, ¿qué pasa con los millones de hombres que la sufren en silencio?

Especialistas de la Facultad de Psicología de la UNAM afirman que si un niño reprime sus emociones en lugar de aprender a controlarlas, el hombre adulto es propicio a mostrar conductas agresivas o sentimientos de inferioridad. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Hogares del INEGI, 15 millones de hombres se han sentido deprimidos. Sin embargo, la fuerte presencia de prejuicios sociales, miedo a perder su trabajo o el respeto de su familia provoca que posterguen la atención médica o se nieguen a recibirla, prolongando su situación incluso por años.

María Hernando, experta en wellness corporativo, comenta: “Muchas veces resulta difícil detectar la depresión en los hombres, ya que no suelen hacerlo evidente en su estado de ánimo o relaciones afectivas. A diferencia de la mujer, el hombre se refugia en conductas irritables o agresivas, presenta dificultad para concentrarse o disminuye su rendimiento diario y lo justifica al interpretarlo como cansancio por el exceso de trabajo o de diversas presiones”.

¿Qué es la depresión?

Académicos del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la UNAM mencionan que la depresión es una enfermedad del estado de ánimo que trae consigo síntomas como alteraciones de sueño, dificultad para concentrarse, cansancio, pérdida del apetito sexual, conductas irritables o agresivas, abandono del cuidado personal, pensamientos suicidas, dolor de cabeza, alteraciones gastrointestinales y palpitaciones, por mencionar algunos.

Y estos síntomas no solo afectan la salud de los hombres, sino que también repercuten en su desempeño y productividad laboral, ya que trabajan con lentitud, tienen errores constantes, incumplen sus metas, presentan dificultad para concentrarse y se ausentan con frecuencia; estos datos toman mayor fuerza cuando se sabe que, según cifras de la Organización Mundial de Salud (OMS), las personas con algún tipo de depresión pierden en promedio 2.7 días más de trabajo que aquellas mentalmente sanas.

¿Cómo ayudar en el trabajo?

Por estos motivos, es importante que los directivos y el área de recursos humanos de las empresas presten atención a estas señales entre sus colaboradores, “ya que brindarles la atención necesaria y ser empáticos con esta enfermedad, puede ser la diferencia entre el fortalecimiento o debilitamiento de la salud mental y física de un colaborador.

Por ello, es necesario incluir técnicas de inteligencia emocional y/o asesoría psicológica dentro de los programas de wellness corporativo, donde se les enseñe a los trabajadores a observar sus emociones, identificarlas, aceptarlas y trabajarlas sin juicios, para evitar y prevenir consecuencias mayores, mejorar su conducta y desempeño laboral”, explica María Hernando.

Y es que para los hombres puede resultar difícil pedir ayuda y más cuando el problema es debido a sus emociones, es necesario que sean conscientes de que sin tratamiento, la depresión no desaparece y puede empeorar.

“Si un hombre presenta este tipo de síntomas es importante que busque ayuda y que no piense que la depresión es un signo de debilidad o de falta de hombría. Solo tiene que verla como una condición común del ser humano, pero que no es sana y que hay que tratarla lo antes posible.

Por ejemplo, según el National Institute of Mental Health, existen diversos tipos de depresión, que van desde la leve, que puede durar unas semanas, hasta la depresión grave, en donde los síntomas interfieren en la habilidad para trabajar, dormir y disfrutar la vida, llegando a durar años o manifestándose en diversos episodios de la vida de quien la padece. Esto afecta también a su círculo familiar más cercano, quienes sufren las consecuencias de la depresión de su ser querido”, finaliza Hernando.

Fuente: Núad SPAmóvil

Anterior

El restaurante Atomix de Nueva York gana el Premio al Mejor Diseño de Restaurante

31% de los freelancers en Latinoamérica son mayores de 39 años

Siguiente