El agua de vida de Escocia

| |

Hablar de whisky escocés es hablar de malta, de tonos ocres, de sabor a cereal tostado y azúcar, de años de pasión por un oficio y amor por una tierra de mil matices y siempre bañada por la lluvia.

En Escocia, la tierra por excelencia del whisky, lo llaman ‘Uisge Beatha’ o ‘Agua de vida’. Quizás porque el agua de sus ríos, filtrada a través de la turba, tiene tonalidades que oscilan entre el dorado y el rojizo. Durante siglos, en destilerías pequeñas y grandes repartidas por todo el territorio, pero en especial por las ‘highlands’ se ha elaborado con mimo y atención una de las bebidas más preciadas en todo el mundo.

Hablar de whisky escocés es hablar de malta, de tonos ocres, de sabor a cereal tostado y azúcar, de años de pasión por un oficio y amor por una tierra de mil matices y siempre bañada por la lluvia.

Las singularidades del single malt, una variedad que empezó a consumirse apenas en los años 60 del siglo pasado, revela los secretos de un buen aroma.

En Escocia unas 100 destilerías elaboran los preciados single malts, es decir, esos whiskies exclusivos de cada destilería de una sola malta o grano (cebada) junto con agua, levadura y el poder irresistible del añejamiento en la barrica

Hay teorías sobre cómo comportarse a la hora de beber un single malt que ha sido destilado en un recipiente de cobre puro, pero la mejor forma de consumirlo es como a ti te guste. Punto final.

El proceso

Como todo destilado, al salir del alambique queda por resolver el problema del aroma, y es por esto que se lo coloca en barricas de roble americano donde se ha guardado jerez, ron y hasta bourbon.

El 70 por ciento del aroma de un buen whisky depende de las barricas que se han utilizado, es decir, que ese aroma a manzana, pera, crema de vainilla y flores frescas tan característico, sumado a una presencia en el paladar de miel, algo de chocolate, café y una insinuación de humo de leña, provienen en su mayor parte de las seleccionadas barricas, hasta el color cobre que lo caracteriza se debe a la correcta elección de las barricas. 

Fuente: Destilería William Grant and sons.

Anterior

7 retos para 2020 si eres freelancer

Estrategia para emprender sin dejar el trabajo

Siguiente