X

5 estilos de diseño para decorar tu casa nueva

| | ,



Decorar tu casa nueva y acondicionarla para que cumpla con todos los elementos visuales que siempre quisiste es un proceso emocionante, pero a la vez complejo. Entre los distintos estilos de decoración que existen, debes elegir uno que te inspire y le dé a tu inmueble la sensación de hogar.

Desde las opciones clásicas hasta las más contemporáneas, el catálogo de ideas es amplio, para armonizar el espacio, la cantidad de luz que iluminará su interior y los elementos que lo complementarán. Para ayudarte a identificar el mejor estilo de decoración para tu casa nueva, la plataforma proptech La Haus México muestra 5 de las opciones más populares:

Farmhouse:

Este estilo está inspirado en las cabañas de campo, con una decoración rústica a base de materiales naturales y estética de granja. A través de mobiliario de madera en tonos crudos, barnizados y complementados con superficies de granito o tapizados con telas estampadas, puedes aportar un toque natural a tu nuevo hogar, mientras complementas con muros en tonos blanco y beige.

También, puedes acentuar espacios con colores lila, turquesa y amarillo suave, incluir elementos decorativos como floreros y macetas para flores naturales. La madera es la protagonista en este estilo de decoración, por lo que puedes utilizarla para paredes, el suelo y hasta en el techo en vigas que queden al descubierto.

Industrial:

Los almacenes y lofts urbanos fueron la inspiración para este estilo popular. La clave es mostrar los materiales de construcción que muchas veces se esconden e incluso incorporarlos. Da la sensación de un espacio inconcluso, con techos altos, madera antigua, lámparas metálicas colgando de vigas de metal y pocos muebles.

Puedes incorporar grandes ventanales, contar con algunas paredes de ladrillo rojo y añadir conductos y tuberías a la vista. Utiliza mobiliario rústico y apariencia desgastada, mientras incorporas tonalidades grises, blancas y negras para las paredes.

Kitsch:

Es un estilo considerado estrafalario, lleno de propuestas alternativas que, anteriormente, eran consideradas desastrosas en el diseño. Para incorporarlo a tu nuevo espacio, no temas en hacer combinaciones arriesgadas: molduras y elementos de decoración doradas en un cuarto con muros de colores brillantes, entre morados, rojos y verdes.

Puedes incorporar impresiones inspiradas en tus sueños, muebles tapizados de diversas telas y decoraciones inspiradas en movimientos alternativos. Incluso, incorpora elementos hechos por ti, vegetación falsa de plástico y alfombras que le den una personalidad única a cada espacio.

Retro:

Imaginar volver al pasado es posible a través de los espacios decorados de manera apropiada. Este estilo se inspira en las décadas de los 50, 60 y 70’s para crear ambientes animados con colores brillantes y en tonos pastel. Incorpora elementos de decoración como consolas de audio, rockolas, teléfonos antiguos.

También puedes usar muebles de segunda mano y objetos decorativos que encontrarás en mercados vintage, como sofás anchos con cojines de estampados llamativos. Los colores verde aguacate, amarillo mostaza, marrón, blanco, naranja y rojo son imprescindibles para el toque retro, así como las formas geométricas, abstractas y lámparas de diversos tamaños y estilos.

Clásico Renovado:

La versión más antigua de decoración, la clásica, se renueva a través de acabados que contrastan entre la claridad de paredes blancas y mobiliario oscuro, esto aportará mucha luminosidad, elegancia y sensación de paz a tu hogar. Incorporan las formas tradicionales de las molduras en paredes, puertas y el techo. El mobiliario sencillo y conservador combina con telas finas lisas o de estampados sutiles.

Puedes mezclar un clásico sofá capitoneado con mobiliario de cristal y terminados brillantes de metal mientras los muros tienen estampados florales y cenefas con escenarios campestres. No olvides los elementos de iluminación, a través de candelabros llamativos y de apariencia opulenta.

Anterior

Cómo evitar caer en fraudes financieros

¿Cuáles son los hábitos de compra aprendimos durante el COVID-19?

Siguiente