Alerta por calentamiento global inspira beca fotográfica